lunes, 3 de mayo de 2010

El Club Niva del Ecuador

Perspectiva de un invitado a la travesía de Abril:

Mi esposa y yo, adquirimos nuestro LADA NIVA hace ocho años, tiempo en el cual hemos disfrutado de agradables paseos en familia, a veces probando la adrenalina del 4x4. A finales del 2008, vimos un Niva que en su parabrisas posterior, tenía colocado un adhesivo que indicaba la existencia del Club Niva Ecuador, buscamos más información en internet y localizamos el blog, a través del cual hemos sentido – como haber estado ahí – las emociones de cada aventura.

Mis obligaciones profesionales han dificultado el poder coordinar el tiempo necesario para asistir a las reuniones y a las salidas, sin embargo, el pasado 20 de abril, Gabriela (mi esposa) y yo, tuvimos la oportunidad de acompañarlos a su 4ta travesía de este año. A nuestra llegada al punto de encuentro, ya estaban estacionados cerca de siete autos, nos acercamos a saludar y luego esperamos la orden de salida.

Así ocurrió, con 11 fornidos nivas, emprendimos la aventura hacia el coloso Pichincha, hizo un buen día, el sol nos acompañó y a mediad que ascendíamos la vista de Quito y los volcanes Cayambe, Cotacachi y Antisana eran espectaculares, debido a la lluvia del anterior día, el lodo estuvo presente en algunas partes del camino, después de un tiempo de exploración, logramos enrumbarnos por el camino correcto era una subida de unos 20 grados, y adecuado para la emoción 4x4, en la fila estábamos en el puesto quinto o sexto, escuchábamos buena música y disfrutábamos del paisaje, hasta que los autos se detuvieron e inmediatamente todos acudieron en auxilio del auto líder, el mismo que estaba atrapado en algunos huecos y a la voz de uno, dos, tres, y bañados con algo de lodo, empujábamos para tratar de sacarlo, después de algunos intentos y con la ayuda de la denominada “hi lift” lo logramos – qué chéveres “juguetes” que vimos por primera vez– después, algunos de los siguientes autos también tuvimos similar suerte, debo resaltar que gracias al trabajo en equipo – novatos y antiguos – juntos logramos sortear las dificultades del camino.

Gaby y Yo nos asustamos algunas veces, por la dificultad del camino, pero nos sentimos seguros por la compañía de todos los nivistas. Luego llegamos a una planicie, donde los líderes evaluaron la posibilidad de ascender por un camino algo difícil, tres autos no lo lograron y yo estaba en duda, pero cuando un compañero me dijo te toca, simplemente aceleré y después de un minuto estuve coronando el empinado camino – qué emoción sentimos –, después llegaron otras tripulaciones, y un auto no subió (para la próxima ya sabemos que la unidad es política del club). Finalmente retornamos sin ninguna novedad.

De todo corazón, queremos expresarles, a todos, nuestra admiración y agradecimiento por su calidez humana, verdaderamente nos sentimos como que hubiéramos sido amigos de años, y así deseamos que nos consideren, sus amigos. Es notable la pasión por la aventura 4x4 que todos ustedes sienten, y sobre todo el respeto a la naturaleza.

Hasta una próxima oportunidad. Saludos y un abrazo.

Luis Fernando y Gabriela.