sábado, 28 de marzo de 2015

Travesia de Marzo 2015, Laguna de Santo Domingo


Según lo planificado en la reunión mensual, la travesía se llevó a cabo el día domingo 22 de marzo con destino la laguna de Santo Domingo en el sector del Cotopaxi.Los nivas fuimos llegando al punto de encuentro de una manera puntual, de todos los confirmados, dos tripulaciones no pudieron asistir a la travesía. Salimos alrededor de las 8 am en el siguiente orden, Gustavo Vaca acompañado por Charlie Vásquez y Gaby como líder de la caravana, después Jorge Ortiz y Ana Belen, seguidos de José Octavio y María Elena, después Linda, Aquiles, con sus 2 angelitos, a continuación, Jobanny con sus tres hijos, Marcelo y Matthew Baquero, Eduardo Díaz y José Miguel y cerrando la caravana, el niva presidencial con Oswaldo GomezJurado y Silvana.

Tomamos rumbo a Selva Alegre, sin embargo en el redondel tomamos a la derecha y por los radios teníamos una conversación preguntando si Gustavo llevaría el carbón, en el siguiente semáforo Gustavo da un giro en U y todos asumimos que se olvidó el carbón y procedimos a parquearnos a un costado a esperarlo, total, no se olvidó el carbón si no que tomó la ruta equivocada y eso era lo que trataba de corregir, pero al no informar al resto de la caravana, nosotros asumimos otra cosa. Luego de unos minutos y con la ayuda de

los radios se corrigió el problema y continuamos por el camino correcto.

En Selva Alegre, se realizó una parada para completar los abastecimientos de las tripulaciones, algunos incluso realizaron las compras de la semana ya que al parecer aún en ese lugar no se aplican las salva guardias del caso ;)
Continuamos por la calle central y al llegar al final tomamos a la derecha, con dirección al sector de Rumipamba, posteriormente realizamos una parada para tomar fotos con el Cotopaxi e Ilinizas de fondo.

La travesía continúo por un camino empedrado y luego lastrado, después de 2 horas de viaje sin novedades llegamos a la puerta norte de control  en la entrada norte del Cotopaxi,  allí nos pidieron nuestros números de cédulas y proseguimos hacia la izquierda con rumbo a la laguna.
El paisaje fue cambiando, tornándose más volcánico y con menos vegetación, se podía divisar ganado vacuno a los lados del camino, encontramos cochas de agua producto de las lluvias de los días anteriores las cuales fueron aprovechadas por cada uno de los nivas.

Realizamos una parada para realizar una corrección en la ruta y posteriormente llegamos a un gran paso de agua, que inicialmente no se podía estimar su profundidad por lo que el líder de la caravana se detuvo y comenzó a evaluar alternativas para cruzarlo, sin embargo como es característico cuando hay grupos siempre existen los arriesgados los que confiados en sus vehículos, habilidades, en el resto del equipo o en alguna clase de poder superior decidió cruzar ante la expectativa de todos.
Jorge, comenzó el cruce decidido y a velocidad moderada y sin ningún inconveniente, no es que fuera fácil pero tampoco era imposible, el nivel de vadeo del niva era justo el necesario para no comprometer ningún equipo vital del vehículo, posteriormente el resto de vehículos realizamos el mismo cruce disfrutándolo al máximo.

Un par de novedades, sea coincidencia o no pero inmediatamente después del cruce dos nivas tuvieron problemas  con sus encendidos, el niva de Jobanny y el de Eduardo, sin embargo una vez que llegó al sitio el mecánico oficial del club (Gustavo) los vehículos no presentaron el inconveniente, por lo que continuamos con dirección a la laguna.

El viernes anterior los técnicos del INAMHI, habían pronosticado lluvias continuas durante el fin de semana, eso a los que vivimos en Quito significaba que íbamos a tener buen clima, ya que los técnicos rara vez aciertan, y esta vez no fue la excepción, el clima durante la travesía sin llegar a ser maravilloso no fue malo, sin embargo el Cotopaxi lucía nublado y cada vez más se iba concentrando la lluvia en la parte baja por lo que en un par de horas era probable una lluvia.

 Llegamos a la laguna e inmediatamente empezamos la tarea de prender el carbón para realizar el asado, a la final resultó una tarea nada fácil debido a la falta de oxígeno, sin embargo con la ayuda de Jorge, Gustavo, Linda y Marcelo se logró el cometido, todas las tripulaciones colocaron sobre la parrilla salchichas, longanizas, papas, morcillas y Jorge fue el parrillero encargado.
Paralelamente Oswaldo hacía gala de su nuevo juguete para la travesía, un toldo hecho a la medida de su niva que se extendía por la parrilla del vehículo, el portón trasero y sobresalía un par de metros, al cual le dedicamos unos cuantos minutos de elogios y sugerencias de posibles mejoras.
El tiempo fue transcurriendo entre muestras de camaradería y picando la comida que la parrilla iba ya dejando lista.

Fuimos visitados por un par de funcionarios del Ministerio del Ambiente, quienes (a su manera) nos indicaron que debíamos mover los nivas de donde se encontraban a otro lugar y que tampoco se debía prender la fogata en ese sitio, accedimos a mover los autos y respecto a la fogata les indicamos que utilizamos el sitio que estaba ya marcado en el lugar tanto por las piedras circundantes como por las cenizas resultantes de innumerables fogatas anteriores, además que en ningún letrero de los que se encuentran cerca de la laguna se menciona absolutamente nada al respecto.
Después de unos minutos de conversa con los funcionarios la situación se fue aclarando e incluso se les brindó algo de comer. Si bien es cierto que al inicio no nos gustó que se nos acuse de no respetar la naturaleza (por lo de la fogata) lo cual no es cierto ya que una característica del club es afectar en lo mínimo los lugares que visitamos, incluso trayendo absolutamente todos los desperdicios generados por nosotros o que encontremos, es justo reconocer el trabajo que realizan los funcionarios del Ministerio del Ambiente ya que ejerciendo estos controles nos garantizan a todos que los lugares que tanto nos gustan tienen más posibilidades de perdurar en el tiempo, de pronto hay que encontrar otros mecanismos de comunicación por ejemplo entregar un volante  a la entrada con la información relevante dentro del parque y así evitar inconvenientes.

Mientras tanto la lluvia muy fuerte empezó por lo que algunos se refugiaron en sus vehículos, otros en el toldo presidencial que si bien es cierto demostró que en algo podía ayudar no fue del todo cierto ya que se quedó corto para la cantidad de personas que estábamos allí.

En un momento de tregua de la lluvia, procedimos a desarmar el campamento y empezar el retorno, esta vez con Oswaldo a la cabeza y Gustavo en la cola, el resto mantuvimos posiciones.
Llegamos a las pozas de agua y ya con más confianza procedimos a cruzarlas, no sin antes notar que su nivel de agua había subido producto de la lluvia.

Tomamos un camino de regreso diferente al de la ida y en un tramo por radio, Eduardo nos comentaba que hay unas ruinas incas las cuales decidimos visitar y también una choza cercana de piedra y paja de páramo.

 Luego de esta parada procedimos hasta la puerta de entrada norte (16:05)  al parque en donde se decidió tomar el camino hacia Machachi y posteriormente a Quito.
Durante el trayecto a Machachi, Gustavo perdió una de sus antenas de radio, siendo ésta la única novedad seria durante la travesía, nos tomamos las fotos de despedida y cada quien se dirigió a su casa con la satisfacción de una travesía muy agradable.

Saludos
Aquiles




jueves, 12 de febrero de 2015

Obra Social: Palopo - Cotopaxi

Palópo, un casería enclavado en la montaña  a 3500 msvm que nació del desmembramiento de una hacienda del mismo nombre perteneciente a  un hijo de una distinguida  familia cotopaxense  de apellido Coronel. Esta localidad, por recomendación de Jorge Ortiz B  fue escogida  por nuestro Club para la realización de la obra social correspondiente al año 2014. Y es así como en la reunión oficial del mes de enero del año en curso, se decide desarrollar dicho evento para el día sábado 7 de febrero, una semana  después de organizar  y empacar el material donado, lo que se realizó en casa de nuestro  estimado  vicepresidente, acto amenizado  además con una deliciosa parrillada  


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El Día Sábado 7 de Febrero siendo las 15:00 (Algo tarde), y luego de degustar un suculento almuerzo  costeño, partimos 4 tripulaciones bien cargadas con los presentes a entregarse en la escuela de Palópo el día domingo 8. Cabe mencionar que estaban confirmados 5 tripulaciones para realizar esta travesía, pero a ultima hora uno de ellos, Werner Altamirano, por desperfectos en su vehículo no pudo ser de la partida, lo que congestionó los habitáculos y las parrillas de los vehículos que si realizaron el viaje; las tripulaciones  entonces quedaron conformadas de la siguiente Manera: Como líder Jorge Ortiz con Ana Belén, Cristián Carvajal con Carmen, Marcelo Vaquero (Postulante) con su hijo Mathew y Oswaldo Gomezjurado con Martín. 
 
El viaje comenzó entonces con carga de combustible en la zona norte de Quito, para luego dejar la ciudad por la Av. Simón Bolívar en dirección a Tambillo En este trayecto, y en una buena parte de la Panamericana sur, la lluvia,  algún rato intensa  se hizo presente hasta coronar el nudo del Boliche, y ya en el descenso, el sol y el buen tiempo nos acompañaron hasta llegar a la ciudad de Latacunga.
Allí la primera parada importante en el mall "La Malteria", a la entrada de la ciudad,  donde Jorge compró provisiones cárnicas  para la parrillada de la noche; veinte minutos después salimos rumbo a nuestro primer destino  donde acamparíamos para pernoctar la noche del sábado. Guiados por Jorge,  nuestro líder en esta travesía  circulamos  por la zona  urbana de la ciudad pasando por la plaza de toros, para de inmediato tomar una carretera muy buen pavimentada con buena señalización con dirección este, a pocos kilómetros tomamos un camino de tierra el mismo que de a poco se alejaba de las edificaciones sub urbanas y se tornaba paradójicamente bueno, es decir interesante ya que las irregularidades se hacían más profundas y pronunciadas cuyas cimas y valles hicieron trabajar casi al máximo a las suspensiones de nuestros tanques rusos. Este sendero nos dejó en un terreno junto a un riachuelo que se supone deberíamos atravesarlo, pero las condiciones topográficas del lugar hicieron imposible tal propósito. Tampoco teníamos un lugar apropiado para el camping ya que el terreno era escaso de yerba y la cantidad de zancudos era importante ya que en pocos minutos fuimos víctimas de sus picaduras en las zonas descubiertas de nuestros cuerpos; es por ello que decidimos regresar para ir a la finca de la hermana de Jorge donde tendríamos comodidad y seguridad para levantar el campamento.
El regreso por el camino descrito fue todavía más interesante ya que además de tratarse de una subida de buen ángulo, algunas piedras grandes se habían desprendido, lo que puso más dificultad en las maniobras para vencer el obstáculo. Pero nada de eso impidió que nuestros vehículos lograran superarlo. 
Luego de retomar la vía pavimentad a unos tres cientos metros llegamos a la propiedad de la familia Coronel –Ortiz, cuyos miembros no se encontraban en casa, pero como sabían de nuestra llegada la puerta  de ingreso estaba abierta  y su hospitalidad presta  para recibirnos. 



De inmediato y como ya nos cayó la noche armamos el campamento, Jorge se puso frente a la parrilla para preparar unas picañas deliciosas y unos embutidos de campeonato, Marcelo y quien escribe esta bitácora nos encargamos de la fogata la que nos acompañó con buen fuego y calor  hasta los 2 de mañana. Tuvimos una grata sorpresa cuando los dueños de casa llegaron unas 2 horas más tarde y se incorporaron a la tertulilla alrededor de la hoguera que ardía esplendorosamente bien. 
Poco a poco los contertulios van abandonado el escenario  por cansancio y sueño, primero lo hicieron los que habían farreado la noche del viernes y por último los que aguantamos hasta que la leña se terminó y ya no había más fogata esto ocurrió a las 02:00 horas del día domingo cuando la obscuridad y el silencio se hicieron presentes en todo el campamento. 
Desde las ocho de la mañana comenzaron las primeras actividades  en el campamento, preparación de desayunos, levantamiento de vituallas y carpas, aseo personal etc. etc. hasta las 10.00 horas cuando todo estaba listo para proseguir nuestro viaje hacia Palopo mirador, no sin antes despedirnos y agradecer sobre manera por la hospitalidad brinda al grupo por parte de la familia Coronel-Ortiz, nuestros queridos anfitriones.
Un par de kilómetros por la misma vía pavimentada, y comenzó la ruta empedrada con muchos huecos, pronunciadas cuestas y amplias zonas de tierra donde las huellas de las lluvias caídas unos días atrás se hacían presentes formando camellones y zanjas  algo profundas.  
Luego de 50 minutos de recorrido y disfrutando de un hermoso paisaje desde la altura llegamos a nuestro destino: la localidad de Palopo Mirador donde las autoridades de la escuela Alejandro Benjamín Coronel Terán nos recibieron e invitaron a pasar a los patios de dicha institución donde realizaríamos la entrega de los presentes; Cabe mencionar que Aquiles Zurita  con su esposa Linda y el pequeño Erick David  estaban esperando a la entrada del pueblo. Esperamos por un lapso de alrededor de hora y media hasta que se organizó el evento, mismo que se desarrolló  tal como se lo había planificado. 
 
Lo más hermoso fue sentir el agradecimiento sincero y profundo de  esa hermosa gente que con su noble co 
razón y sacrificando algo de su  simple economía  nos convido a un suculento almuerzo  con un delicioso potaje consistente en papas cocidas con una riquísima salsa de maní y coronando el plato, un gran  pedazo de cuy muy bien preparado. Lastimosamente Cristhian y Carmita no pudieron estar en dicho almuerzo  ya que  un compromiso social en Quito hizo que inmediatamente de la entrega de presentes regresaran a la capital. 
Siendo exactamente las 13:05 emprendimos nuestro regreso,  algo cansados pero muy  felices por haber cumplido con la travesía de febrero y por haber culminado  con éxito  la obra social  que compromete  al club NIVA 4 x4  Ecuador  año tras año. 
El viaje de regreso fue tranquilo  y sin ningún contra tiempo  llegando a Quito   luego de casi 3 horas de viaje  hasta la avenida de los Granados  donde se realizó  la despedida y cierre oficial de la TRAVESIA DE FEBREO DEL 2015.     
 Atentamente  
Oswaldo  Gomezjurado B 

video

sábado, 13 de diciembre de 2014

sábado, 22 de noviembre de 2014

Travesía de Noviembre 2014, Salayambo

El Día Sábado 15 de Noviembre tuvimos nuestra travesía a la laguna de Salayambo. Los participantes:
Cristhian Carvajal y Carmita
Beyo y Aurelio
Werner Altamirano

Siendo las 09:20 comenzamos nuestra travesía desde Tambillo, lugar donde pusimos gasolina a nuestros tanques rusos y listos para salir a una travesía complicada en el parque nacional Llanganates y la laguna de Salayambo. Tuvimos un viaje tranquilo hasta la ciudad de Latacunga, sitio en el cual paramos y analizamos la ruta que Cristhian tenía en su teléfono para posteriormente continuar el trayecto después de unos kilómetros de carretera asfaltada comenzó el camino de tierra que buscábamos, lastimosamente estaba seco y no hubo lodo, comenzamos el ascenso y según las indicaciones de Cristhian cogimos dos caminos que alguna vez hace algunos años eran transitables y seguimos pero nos encontrábamos con obstáculos imposibles de pasar y debíamos regresar demostrando la habilidad de manejar de retro en mal camino.

Después de extraviarnos estas ocasiones encontramos el camino, un trayecto muy interesante en el que se ponía a prueba el manejo ( si hubiera estado mojado sería mucho más interesante), llegamos a un bosque de pino muy hermoso, lugar en el cual Carmita y Aurelio hijo se fueron a caminar y disfrutar el paisaje mientras nosotros arreglábamos una fuga de gasolina en el canester del auto de Werner y la reparación de un fusible, si reparación. Seguimos la travesía y al terminar la cuesta que estuvo bastante empinada llegamos a una llanura muy hermosa con unos pajonales inmensos. En ese momento Cristhian que guiaba la travesía vió una pequeña poza de lodo y comenzó a pasar, al ingresar con el tanque ruso esa poza era bastante más honda de lo que se veía y el carro se le hundió toda la altura de las llantas, comenzó a ingresar agua al auto y se le apago, por lo cual, le pusimos la slinga para que Werner le jale y saque de la poza el carro de Christian, después de esto literalmente debimos abrir la puerta que salga el agua ( recuerdo cuando yo me quede en el rio por cielo verde), evacuamos el agua pero el niva no quiso prenderse, razón por la que le fuimos remolcando hasta la laguna de Salayambo que según nos indicaron ya estábamos cerca, rumbo a la laguna se nos acercó una camioneta del Ministerio de Medio Ambiente con un guardia de apellido Tamayo quien gentilmente nos ofreció su ayuda y guía para llegar a la laguna quien nos supo explicar que en todo el sector del parque Llanganates el acceso es libre y gratuito y al llegar a la laguna incluso nos indico de otras rutas que podemos hacer en ese sector.

Al llegar al sitio que íbamos a acampar armamos las carpas y mientras Werner, Carmita y Aurelio comenzaron a hacer unas aguitas de canela, Cristhian y yo comenzamos a secar los sensores fusibles y le sacamos el cerebro del niva el cual Cristhian le ha tenido con tremendas seguridades que dieron batalla el poder sacar, al desarmar el cerebro vimos que estaba lleno de lodo por lo que le dejamos desarmado y con papel higiénico para absorber el agua.
Teníamos prendida la fogata que por cierto nos ayudo muchísimo para el frio del sector y Carmita y Aurelio comenzaron a servir la merienda y agüita de canela para calentarnos, la merienda estuvo deliciosa y comenzamos la tertulia junto a la fogata hasta aproximadamente las 00:00 cuando ya nos retiramos cada uno a su carpa, la noche estuvo bastante fría incluso tipo 5 de la mañana cayo una pequeña llovizna.
El dìa siguiente comenzamos a armar el cerebro del carro de Cristhian después de sopletear la placa y seguir sacando lodo y tierra que todavía tenia la placa armamos y el carro se prendió sin ningún inconveniente y el gesto de Cristhian volvió a la tranquilidad, hicimos un pequeño desayuno y comenzamos a desarmar las carpas, momento en el cual a unos 50 metros de donde estábamos ubicados pudimos ver a dos cóndores que se estaban alimentando de un cuerpo de un caballo que había muerto en el paramo, fue una imagen irrepetible y única.
Comenzamos el retorno por el otro camino que nos indicaron estaba en mejores condiciones pero igual muy entretenido para el manejo ya que era de un lastre muy fino y tierra.
Al llegar a Latacunga comenzamos el regreso a Quito haciendo la reunión de despedida igualmente en Tambillo, bueno, un poco mas arriba.
Fue una travesía muy interesante, entretenida, en donde por una vez mas los tanques rusos nos demostraron todas sus bondades.

Saludos

Beyo

martes, 28 de octubre de 2014

Travesia de Octubre 2014, Cima del Guagua Pichincha


El pasado domingo 26 de octubre tuvimos la travesía correspondiente al mes, nuestro destino fue el volcán Guagua Pichincha. Salimos a las 09:30 de nuestro punto de encuentro a la cabeza del grupo Cristhian Carvajal con Carmita (Niva Verde) seguidos por Aurelio Ochoa y Aurelio Jr. (Niva Rojo), Fernando Olmedo y Fanny (Niva Gris), Eduardo Díaz y Carlos Abel (Niva Vino), Werner Altamirano y Flia. (Niva Verde), Diego Soria (Niva Blanco), Jorge Ortiz y Charlie Vásquez (Niva Vino) y cerrando la caravana Oswaldo GomezJurado con Karsten Coppel y Lucas Coppel (Niva Rojo) con un total de 8 vehículos.

Lastimosamente pocos kilómetros mas adelante el Niva de Werner sufre la caída de la corona delantera posiblemente por la rotura con antelación de los pernos de sujeción haciendo que Werner no nos pueda acompañar, luego de este incidente nos dirigimos hacia el sector de LLoa para tomar la vía que nos conducía hacia el refugio del volcán.

Cuando íbamos subiendo tomamos un camino equivocado ya que por la falta de señalización es muy fácil perderse pero por suerte no fueron muchos kilómetros dimos vuelta , ya en el camino correcto si empezamos el ascenso que en realidad no fue nada difícil para los tanques rusos en muy poco tiempo llegamos a nuestra parada técnica donde pudimos apreciar la naturaleza y charlar un poco con todo el grupo, luego ya subimos a nuestros Nivas y decidimos ir por una parte del camino que aparentemente era complicada pero casi todos tuvimos éxito en coronar esa cuesta solo Oswaldo no lo puedo hacer ya que su Niva se quedó sin oxígeno literalmente sacó el filtro de aire que aparentemente estaba obstruido y tomo el camino de menor pendiente , una vez pasado esto continuamos hasta llegar al refugio del Volcán Guagua Pichincha a 4600 m.s.n.m.

El clima estaba frio y nublado algunos tomamos la decisión de ascender a pie hasta el cráter del volcán donde se encuentra una Virgen a la cual le hacen procesión cada agosto en la cual los pobladores de LLoa suben su imagen a pie haciendo una caminata de 8 horas, bueno después de las respectivas fotos y tertulia bajamos hacia el refugio para tomar los Nivas y seguir hasta donde tuvimos nuestra parada técnica para hacer la foto oficial de la travesía y comer algo. Decidimos descender hasta LLoa  y continuamos hacia la Hacienda Las Palmas a 16km de LLoa por la vía Lloa-Mindo, en el camino se pueden encontrar comedores piscinas de pesca y piscinas de aguas termales.


Una vez que arribamos a la hacienda disfrutamos de un delicioso almuerzo con platos típicos cervezas y las merecidas felicitaciones a Oswaldo por su cumpleaños, el encargado de ahí nos recomendó seguir bajando por la vía en los Nivas hasta toparnos con el Rio Blanco que literal es Blanco lo cruzamos y seguimos bajando por un camino solo para 4x4 muy entretenido y de alto manejo hasta el final del camino cerca al Rio Cristal a 2200 m.s.n.m. y a 48km de la población de Mindo. Es increíble ver que en pocos kilómetros estuvimos de la vegetación del páramo andino a la vegetación subtropical en realidad nuestro país es único. Tomamos de vuelta el camino para ya retornar e hicimos nuestra última parada de despedida en el Cinto para ir nuestros hogares contentos de haber culminado una travesía más del CLUB NIVA ECUADOR…
Cristhian Carvajal        

sábado, 27 de septiembre de 2014

Travesia de Septiembre 2014, Infiernillo - Pululawua

Participantes
Cristhian Carvajal junto con Carmita
Jorge Ortiz junto con Ana Belén y Charlie Vasquez
Werner Altamirano junto a Marisol y André

El día sábado 20 de septiembre empezó la aventura del mes a las 2 de la tarde en la entrada de la ciudadela Dos Hemisferios, lugar de encuentro para esta travesía. Aquí nos encontramos con Werner con el que avanzamos a dar encuentro a Cristhian mas adelante en la gasolinera ubicada en Pomasqui, donde después de llenar nuestros tanques proseguimos nuestra aventura, acompañados con un tráfico inusual avanzamos hasta el desvío que ya por un camino de segundo orden nos llevó hasta la entrada a La Reserva Geobotánica Pululahua.

Empezamos el descenso con poco tráfico por un camino sinuoso que nos llevó hasta la parte baja del cráter. Nos detuvimos por un momento para decidir el itinerario y recoger madera para la fogata de esa noche y una copiosa lluvia que nos sorprendió ayudo a decidir lo que haríamos. Fuimos a buscar el lugar para acampar y en el trayecto se rompió la horquilla de la caja de cambios de mi Niva, con lo que me quede sin primera ni segunda. Pero esto no impidió que llegáramos al lugar de acampado.

Una vez que establecimos donde armaríamos el campamento y luego de las instrucciones del guarda parques procedimos a armar las carpas y a encender la parrilla, lo cual logramos con un poco de colaboración y guía de todos los presentes.
Luego de una buena comida y una mejor tertulia, procedimos a descansar esa noche para estar listos para la aventura de la mañana siguiente.

Muy temprano en la mañana nos levantamos y luego de un buen desayuno procedimos a levantar el campamento. A las 9:40 empezamos la aventura del Infiernillo, Mi Niva se comportó a la altura y nos llevó sin contratiempos por el camino, donde encontramos con un grupo de ciclistas que tenían un desperfecto. Les colaboramos con herramientas y luego de lograr arreglar su bicicleta, proseguimos el viaje. 

Después de unos pocos minutos llegamos al infiernillo, por el daño de mi Niva no pude realizar la subida, pero Cristhian tomo la cabeza y empezó el ascenso seguido por Werner. Demostrando gran técnica de conducción y los grandes atributos del Niva realizaron el ascenso con un poco de ayuda de todos los “guías de ruta” y llevando uno que otro recuerdo de viaje, lograron coronar ambos vehículos este terreno agreste que espero cruzar muy pronto.

Después de una pequeña celebración por la tarea cumplida, empezamos el retorno a Quito, con la ayuda de Cristhian y la eslinga de Werner logré subir hasta la entrada a la Reserva y desde ahí otra vez mi Niva demostró su brío y me llevo sin contratiempos hasta la gasolinera frente a la Urbanización Dos Hemisferios donde terminamos esta travesía que como dije me dejo solo ganas de regresar para realizarla con mi Niva.